El macrismo obsesionado con ganar con fraude en la provincia de Buenos Aires extorsionó a Servini de Cubría para hacerla renunciar. Quieren un juez “del palo”. Ya habían fracasado con las computadoras adulteradas, ahora van por el juez amigo.

Servini renunció al juzgado electoral bonaerense y denunció presiones del Gobierno

La jueza tenía la subrogancia del juzgado electoral que fiscaliza la madre de las batallas electorales del año próximo hasta el 30 de marzo de 2017 pero decidió renunciar a su cargo tras denunciar aprietes. De esta forma se acelera el desembarco del polémico juez Juan Manuel Cullota, de fuertes vínculos con el PRO.

La jueza federal Maria Servini de Cubría renunció inesperadamente a la subrogancia del juzgado electoral bonaerense la cual tenía hasta el 30 de marzo del 2017. Sorpresivamente presentó su renuncia argumentando agotamiento y una situación “insostenible”, además de advertir que recibió presiones para que también se aparte de ese mismo cargo a nivel nacional. De esta forma se aceleraría el desembarco del juez de Tres de Febrero, Juan Manuel Cullota, quien es apuntado como un magistrado del riñón de Mauricio Macri.

En diálogo con Ambito.com, Servini manifestó que “esto yo no lo he vivido con ningún Gobierno. Estos no dejan de ser aprietes y en 42 años de justicia no los he vivido nunca,porque en el caso del Yomagate no fue así. Fue de otra forma más elegante y nadie me vino a pedir la renuncia”. Pero esto no fue todo, como replica su renuncia la flamante presidente del Consejo, la abogada Adriana Donato, llamó a Juan Carlos Cubría, el hijo de la magistrada, para pedirle que se vaya de la Administración General del órgano de selección y remoción de jueces.

Desde que fue nombrada en febrero, Servini que maneja la competencia electoral nacional, puso su equipo a disposición y llevó adelante más de 4 millones de actualizaciones del padrón bonaerense en una secretaría electoral que se encontraba en un pésimo estado desde el fallecimiento de Manuel Blanco en el 2014. Ahora el Consejo deberá en primer lugar, aceptar la renuncia de Servini y convocar a un plenario extraordinario para designar sucesor, o pedirle a la Cámara Nacional Electoral que nombre a alguien interinamente. 

De esta forma, se libera el camino para la designación del juez de Tres de Febrero Juan Manuel Cullota quien tiene denuncias de mal procedimiento en casos de lesa humanidad y además es un ex estudiante del Cardenal Newmann que mantiene fuertes vínculos con los operadores de Macri en el Poder Judicial, en especial con el abogado del Presidente Alejandro Pérez Chada. La comisión de selección del Consejo de la Magistratura ya aprobó su traslado y ahora deberá tratarse en el plenario regular de febrero.

“Tanto se lo menciona que venga Culotta y arregle este tema”, insistió Servini a Ambito, evidenciando la intención del Gobierno nacional -más precisamente de la Secretaría de Legal y Técnica de Pablo Cusellas- de apartarla del juzgado nacional electoral luego de 20 años de trabajo. El proyecto lo lleva adelante el ministro de Justicia Germán Garavano, en una maniobra para trasladar por ley la Justicia electoral a la órbita Civil y Comercial Federal, dejando a cargo a  la jueza Bibiana Adriana Pérez. 

Fuente y foto: www.politicargentina.com. Link.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.