También censura y policías de civil en colegios de Entre Ríos.

Ahora denuncian a docentes por hablar de La Noche de los Lápices

En la Escuela Normal Superior “Martiniano Leguizamón”, de Villaguay (Entre Ríos), organizaron diferentes actividades para recordar los 41 años de “La Noche de los Lápices”, como habitualmente y desde hace años se realizan en los establecimientos educativos del país.

por Sergio Villone

Tres jornadas que se iniciaron el martes con un panel debate en el que se abordó la problemática del femicidio y las convocatorias del #NiUnaMenos, y en el que se hicieron presentes Carlos Romero, sobreviviente de “La noche del Mimeógrafo” de Concepción del Uruguay, junto a su compañera Miriam Loschkin, y Matías Ayastuy, militante de la agrupación “Hijos”, y responsable del área de Derechos Humanos de la Municipalidad de Gualeguychú.

Aunque se trató de una actividad organizada por la escuela, las jornadas cuentan con el acompañamiento del Programa Educación y Memoria de la Dirección General de Planeamiento Educativo del Consejo General de Educación (CGE).

Pero la primera jornada, este martes, incluyó una situación inesperada y grave: la incursión de efectivos de civil de la Policía de Entre Ríos dentro de la escuela, que acudieron ante una supuesta denuncia hecha a una línea telefónica por “activismo político”.

Lo sucedido mereció el repudio del dirigente Martín Larrosa Rousset, delegado de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) y secretario general adjunto de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) Autónoma-Entre Ríos.

“Mi más enérgico repudio a este acontecimiento ocurrido. Señores, esto nos remite a los más oscuro de la década del ’70”, dijo Larrosa Rousset. “Denunciar activismo político por una charla referida a los derechos humanos, que son parte de la currícula, es nefasto como quien realizó la denuncia”, agregó.

Esta semana también, en otra ciudad entrerriana, Concepción del Uruguay, un mural pidiendo por la aparición con vida de Santiago Maldonado -que había sido pintado el 1 de septiembre- apareció blanqueado por manos anónimas.

El paredón -que tiene dibujado un pañuelo de las Madres de Plaza de Mayo- está ubicado frente a la plaza Ramírez, y tenía la cara de Santiago y la pregunta sobre “dónde está”. El pañuelo fue lo único que quedó.

Fuente: enorsai.com.ar. Link.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.