La Aduana es una caja de sorpresas. El espionaje interno a que el macrismo somete a los argentinos se extiende a su propia interna. Aparecen vueltos por todos lados.

Crece la guerra entre Bullrich y Gómez Centurión por los barriles de efedrina

Es por la sospechosa aparición de ese producto en un depósito cercano al aeropuerto de Ezeiza. La funcionaria fue la responsable del escándalo contra el jefe de la Aduana.

Son cada vez más profundas las diferencias y encontronazos entre la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el desplazado jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión. Esta semana volvió a explotar un enfrentamiento tras la sospechosa aparición de barriles de efedrina en un depósito cercano al aeropuerto de Ezeiza.

Tras la remoción del Mayor carapintada impulsada por el Ministerio de Seguridad, quien impulsó la denuncia por averiguación de delito contra Gómez Centurión, esta nueva batalla hace crecer una brutal interna entre dos personas a las que Mauricio Macri les dio todo su apoyo.

La justicia federal halló el jueves pasado 10 barriles (cada uno con 25 kilos de pseudoefedrina) en un deposito cercano al Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

El ex titular de Aduana se adjudicó el descubrimiento, ya que en su momento había denunciado ante la justicia sus sospechas sobre un depósito fiscal que durante su gestión no le fue permitido inspeccionar ya que “estaban judicializados”.

Sin embargo, Bullrich lo cruzó y dijo que el allanamiento fue por una denuncia que la Policía de Seguridad Aeroportuaria realizó hace dos meses y medio.”Hace ya dos meses y medio el director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Alejandro Itzcovich Griot, le informó al titular de la Aduana de Ezeiza, [Gustavo] Curatolo, un rumor que había barriles de efedrina en un depósito donde la PSA no puede entrar porque no tiene jurisdicción”, explicó.

Esta mañana, la funcionaria se encargó en aclarar: “No tengo ninguna interna con Gómez Centurión”. Pero también afirmó: “Gómez Centurión y su equipo ya sabían que estaba la efedrina ahí. Si la Aduana no lo denuncio (ante la Justicia) y decidió hacer un proceso administrativo, es otra cosa”.

Bullrich recibió hace un mes escuchas telefónicas en las que se escucha al entonces titular de Aduana supuestamante pidiendo coimas a a los empresarios Hugo Wortman y Alejandro Pérez Chada, este último abogado del presidente Mauricio Macri. Ella fue con ese material hacia Macri y pidió que lo separara. Luego, Centurión logró el fuerte apoyo no sólo del Presidente sino de otras de las referentes de Cambiemos como Elisa Carrió, ni más ni menos.

Fuente e imagen: Eldestapeweb. Original aquí.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.