EL PRO BAJO A NIEMBRO DE SU POSTULACION POR CAMBIEMOS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El candidato de Macri quedó fuera de juego*

El comentarista deportivo se bajó, jaqueado por el escándalo de los pagos que recibió del gobierno porteño, pero los funcionarios implicados no renunciaron. Argumentó que lo hizo para no perjudicar a Macri, quien volvió a defenderlo.

Por Werner Pertot

Fernando Niembro renunció a la candidatura a diputado por Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, luego de que comenzara a ser investigado por los 23 millones de pesos que cobró su empresa del gobierno porteño. Ninguno de los funcionarios macristas involucrados en esa denuncia presentaron su dimisión. El comentarista deportivo escribió una carta en la que sostuvo: “Tomé esta decisión porque no quiero que me sigan utilizando para perjudicar al proyecto político al que pertenezco”. “Demostró que no es igual”, dijo Mauricio Macri sobre Niembro, a quien su gobierno le pagó a través de una empresa sin empleados ni balances y de una escuela de periodismo que habría seguido cobrando después de cerrar. Elisa Carrió, en tanto, respaldó la decisión de Niembro de bajarse de su candidatura, mientras desde el kirchnerismo volvieron a reclamar que Macri dé explicaciones.

La candidatura de Niembro a diputado fue una de las apuestas de Macri para la campaña. El procesado jefe de Gobierno sumó al comentarista deportivo con el mismo espíritu que a Miguel Del Sel, a Héctor Baldassi y a otras figuras del deporte y la farándula. Sin embargo, la apuesta salió mal: los más de 190 contratos con el gobierno porteño de la empresa La Usina, que fundaron Niembro y Alberto Meza, terminaron arrastrándolos a ambos.

Según cuentan en la mesa chica del PRO, la decisión de la renuncia de Niembro no se tomó en forma intempestiva, sino que fue un proceso de días de discusiones y de evaluar si el tema desaparecía de la agenda de los medios. “Se quería bajar desesperado desde que saltó todo. Hoy lo liberaron. Bastante sensible para alguien que viene del menemismo”, comentó uno de los consiglieri de Macri, que mucha simpatía no tenía por Niembro. “La verdad es que lo veíamos muy mal. Decidimos cuidar al ser humano”, indicó otro, quien señaló que lo que más le dolió a Niembro fue que las denuncias llegaran a las editoriales de Clarín y La Nación, desde donde le exigieron la renuncia.

El deterioro del candidato fue creciendo a medida que se acumulaban las investigaciones judiciales por presunta administración fraudulenta y por supuesto lavado de dinero. Finalmente, hubo consultas entre los integrantes de la mesa chica –que están repartidos por distintas ciudades del país– y una conversación final de Macri con Niembro por teléfono. El comentarista luego habló con Gabriela Michetti y María Eugenia Vidal.

No había, por parte de la cúpula del PRO, una evaluación en caliente de cómo impactará la caída del primer candidato en la provincia de Buenos Aires en plena campaña. “Estamos aturdidos. Es una situación muy complicada”, reconoció uno de los integrantes de la mesa chica. En el equipo de comunicación decidieron no hacer una conferencia de prensa para que Niembro explicara sus motivos. En efecto, habría sido más piadoso arrojarlo a una pileta repleta de tiburones. Eligieron, en cambio, difundir una carta de Niembro.

En la carta, el ex candidato sostuvo que es una “persona honrada” y “víctima de un ataque injusto e inmerecido”. “No tiene sentido ocultarles que estoy angustiado, que me llena de dolor lo que está pasando. Conocemos estas formas de actuar, propias de una política que miente y ensucia al que piensa distinto”, aseguró. “Todo lo que he hecho ha sido transparente y acorde a la ley”, sostuvo sobre los contratos con el gobierno porteño.

“Yo voy a la Justicia, dejo de lado mis futuros cargos y fueros. ¿Los que me acusan harán lo mismo?”, preguntó Niembro.

Niembro es investigado a raíz de los contratos sin licitación que hizo la empresa La Usina por 23 millones de pesos. Las contrataciones abarcaron diversas áreas del gobierno porteño: la Jefatura de Gobierno, la Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Espacio Público, de Desarrollo Social, de Modernización, de Educación, de Salud y, sobre todo, la Secretaría de Comunicación Social. Se lo contrataba para encuestas, colocar publicidad y otros servicios que no fueron aclarados, como un “servicio de instalación y puesta en funcionamiento de una planta de tratamiento de afluentes”.

Las contrataciones no aparecieron en el Boletín Oficial y, en muchos casos, se basaron en el decreto 556, firmado por Macri, que habilita a saltear la licitación en casos de urgencia. Niembro aseguró que se había desprendido de la empresa, pero con el correr de los días se supo que recién se había ido en marzo de este año, que su socio era candidato de Cambiemos –fue el primero en bajarse–, que la empresa no registraba empleados ni tenía balances. Además, la escuela de periodismo de Niembro –que cerró en 2014– cobró otros 3,6 millones de pesos del gobierno porteño a través de un convenio con el Ministerio de Hacienda. Era la tercera en facturación, detrás de la Universidad Nacional de La Matanza y la UBA.

Recalculando

La salida de Niembro lleva a que suba la segunda en la lista de diputados, quien proviene del espacio del ministro de Gobierno, Emilio Monzó. Se trata de la subsecretaria de Gobierno porteña, Silvia Lospennato, a quien en el macrismo describen como una persona “de perfil bajo y técnico”. No intentarán que se convierta en una de las figuras de la campaña. Monzó, en tanto, pasó del tercero al segundo lugar en la lista, seguido por el radical Miguel Bazze.

En sintonía con la carta de Niembro, ahora Macri intentará recuperarse del golpe e, incluso, darle una connotación positiva a la renuncia. “Han querido establecer que somos iguales que ellos, pero no lo somos. Si nos denuncian, vamos con los papeles al juez y colaboramos”, aseguró en abierto contraste con su actitud hacia la causa de las escuchas ilegales por la que está procesado.

En lugar de dar explicaciones sobre los contratos, Macri se dedicó a elogiar a Niembro: “No vino a la política por un cargo y fueros. Su trabajo fue decir que todos tenían que participar e involucrarse. Lo que recibió fue una catarata de agresiones, descalificaciones e injurias”, interpretó Macri, con un tono moralista sobre las denuncias que involucran a su gobierno en pagos irregulares. ¿Cómo explicó Macri que la renuncia de Niembro no reconoce la existencia de esas irregularidades? “Niembro dio un paso al costado para no perjudicar al espacio”, dijo.

A Macri se sumaron sus principales espadas. La candidata a vicepresidenta Gabriela Michetti: “Lo más importante ha sido la actitud de él y del Gobierno de la Ciudad sobre esta denuncia. No quisimos dejar nada en situación de sospecha, cosa que nunca se ha visto en ninguna de las variadas y numerosas denuncias que el gobierno nacional acumula sobre muchos funcionarios”. El jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, consideró que el vicepresidente Amado Boudou, sobre el que pesan dos procesamientos, “debería haber hecho hace dos años lo que hizo Niembro y eso que es el vicepresidente de la Nación, con todo lo que significa esa investidura”. No explicó por qué lo mismo, en ese caso, no correría para Macri.

*Página 12. Ver nota aquí

“La escuela de periodismo de Niembro daba clases a la Metropolitana”*

por Adrián Murano.

El Auditor General de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, habló con Adrián Murano en Íntimo Infonews sobre el escándalo protagonizado por Fernando Niembro y el gobierno porteño por los 20 millones de pesos.

La empresa de Niembro era un poli rubro que se dedicaba a vender diferentes bienes y servicios al macrismo: inglés para la Policía Metropolitana, encuestas de basura, publicidad y otras áreas totalmente diversas”, afirmó Epszteyn.

“En la encuesta de basura hubo subcontratación. Si tenés que hacer una encuesta, buscás una empresa de encuestas y no una de publicidad. Pero Macri contrató la empresa de Niembro para que subcontrate una empresa de encuestas”, explicó.

A su vez, analizó que “es evidente que Niembro es un amigo personal de Macri” y detalló que “lo infló durante su tiempo en Boca y pone al descubierto el lobby, el periodismo y la función pública”.

“Niembro infló a Macri durante su tiempo en Boca y este escándalo pone al descubierto las vinculaciones”

“No sé si era un pago tarifado o un beneficio para las contrataciones. La Justicia está investigando”, sostuvo el auditor general porteño y se refirió al polémico decreto 556, por el cual el macrismo defiende la contratación de la empresa de Niembro.

“Con el decreto pedís 3 presupuestos y vas a concurso. Contratás uno y después aprobás el gasto, no es un mecanismo de contratación directa”, explicó y agregó que “no existe la no publicación”.

“Si no se publica, es un gasto reservado que está prohibido por la Constitución en la Ciudad. Niembro debe saber porque en la época de Menem había muchos gastos reservados”, analizó Epszteyn.

EL TRIUNFO DEL MACRISMO EN LA CIUDAD

Por otro lado, se refirió al electorado porteño y su vuelco hacia el macrismo a pesar de los escándalos que surgieron en los últimos tiempos.

El macrismo ha sabido sintonizar con buena parte del electorado porteño y tomar temas de agenda que no son de la derecha tradicional, como el espacio público, el transporte y otros temas que en las grandes ciudades latinoamericanas fueron puestas en debate por gobiernos de centro izquierda. Supo mirar eso e instalarse sin aplicar la política en profundidad”, dijo.

“Macri hace política superficial. El Metrobus es maquillaje porque no está inserto en un plan integral de transporte”

En ese sentido, explicó que “el Metrobus es maquillaje, porque más allá de que mejore la vida de aquel que viaje en ese trayecto, la medida no está inserta en un plan integral de transporte. Por ejemplo, pasan 700 líneas y Macri se niega a regular el transporte que empieza y termina dentro de la ciudad. Ha sabido vender el Metrobus. Tuvo esa capacidad y eso sintoniza con una parte del electorado porteño”.

“Ha habido un déficit de los que pensamos distintos y tenemos otros valores. De los que tenemos valores en realidad, porque Macri suele hacer campaña ausente de valores. Durán Barba hace campañas hedonistas, de relacionarse con el otro y así evitan el compromiso de hablar de los valores. Incluso le pide a sus funcionarios que no hablen de temas importantes”, concluyó Epszteyn.

*Infonews. Lee la nota completa

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.