Luego de las revelaciones de Debate Mendoza, Federación Económica de Mendoza emitió un contundente comunicado en que pide regulación a los grandes centros comerciales y supermercados. Realiza una grave descripción sobre el impacto de Coto. Cuestiona a la Municipalidad de Mendoza por no respetar ningún criterio de orden territorial.

El comunicado de la FEM

Ante el avance incontenible de híper y supermercados en la provincia, la Federación Económica de Mendoza advierte que el comerciante minorista podría desaparecer por lo que le solicita a las autoridades competentes regular la instalación de dichas superficies.

Como ya hemos señalado en otras oportunidades pedimos que si se establecen, no afecten a los pequeños comerciantes y no saturen la ciudad. Aquí en Capital por ejemplo en un radio de pocas manzanas hay hasta 6 de estos negocios. En este sentido queremos mencionar el Vea y el Carrefour de Jorge A. Calle, el Carrefour en Suipacha, un súper en calle Aguado, un Atomo en Perú casi Jorge a Calle y el reciente Coto en Perú y Videla Correa. Esto sin contar los dos Carrefour de calle Las Heras y los Vea de Patricias Mendocinas antes de Las Heras y el de San Martín y Santiago del Estero con lo que el número se eleva a 10 grandes superficies.

Capítulo aparte es la congestión vehicular que están generando los supermercados en la Ciudad. Días pasados, tras la inauguración de Coto, el tránsito en la zona colapsó. ¿En qué queda entonces el mentado tema del “ordenamiento territorial”? También preguntamos: ¿Se analizó el impacto ambiental y laboral que todo esto genera? Dicen que crea empleo. ¿Y cuántos se podrían perder? En otros países hay límites.

También observamos que además de vender comestibles, los supermercados están avanzando con la comercialización de otros productos que ya ofrece el pequeño comerciante, por ejemplo indumentaria o calzado. Es por eso que nos preguntamos qué será de ellos ante tamaña competencia.

Para finalizar, queremos señalar que se está permitiendo que estas grandes superficies abran en lugares densamente poblados y usufructúen el esfuerzo y el capital social que creó una comunidad, por lo que los legisladores y municipios deben advertir la gravedad de este hecho.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.