Forma parte de quienes trabajan para las empresas que deben controlar como funcionarios. La verdadera puerta giratoria que anula las capacidades estatales. Destruyen el Estado y después dicen que no funciona para darle negocios a sus amigos. Referente de la UCR en la materia.

Daniel Montamat*

Fue director de Gas del Estado entre 1985 y 1987, director y presidente de YPF entre 1987 y 1989. Luego se dedicó a asesorar empresas energéticas y también al Gobierno. De hecho, en 1990 el secretario de Empresas Públicas de Carlos Menem, Luis Prol, lo contrató como asesor petrolero, tal como destacó Horacio Verbitsky en su libro “Robo para la corona”.

Desde ese lugar jugó un papel clave al recomendar el nombramiento de José Estenssoro al frente de YPF. Las leyes y decretos que Roberto Dromi y Julio César Aráoz habían impulsado en 1989 habilitaban la concesión de áreas de YPF y su asociación con otras petroleras, pero no permitían vender cuencas, destilerías, barcos y ductos. Para eso se requirió otra ley y Estenssoro fue clave en esa segunda etapa, que tuvo a Montamat como un cerebro en las sombras.

En diciembre de 1999 fue convocado por el presidente Fernando de la Rúa para hacerse cargo de la Secretaría de Energía, desempeñándose entre diciembre de 1999 y agosto de 2000. En ese momento fue cuestionado por la Oficina Anticorrupción por presunto conflicto de intereses, ya que su consultora Montamat & Asociados se dedicaba a asesorar a las empresas energéticas que el funcionario debía controlar.

El jefe de Gabinete Rodolfo Terragno informó entonces que el propio Montamat le había asegurado que al asumir el cargo su consultora pasó a pertenecer a una prima que tenía el mismo apellido. El paso de Montamat por la secretaría marcó una continuidad de las grandes líneas estratégicas impuestas por el menemismo, pese a que el enorme apagón que sufrieron los clientes de Edesur en febrero de 1999 ya había dejado en evidencia las falencias de ese modelo con tarifas dolarizadas e indexadas a la inflación de EE.UU.

Cuando dejó el gobierno, Montamat volvió a trabajar en su consultora, que aún tiene como clientes a las principales firmas del sector. En un discurso ante la Cámara de Comercio de Industrias Francesas en agosto de 2006, este ex secretario de Energía, a la sazón presidente y fundador de una de las consultoras más requeridas por las compañías del sector (locales y extranjeras), opinó entonces que “el problema no es el Estado intruso ni el Estado ausente: el problema es la discapacidad del Estado argentino, que funciona mal”. Interesante opinión para quien trabajó en la función pública y fue director de YPF y Gas del Estado. Es, como no podía ser de otro modo, referente principal del grupo de los ex secretarios de Energía. Fue testigo para El Paso Energy en una demanda contra la Argentina ante el CIADI.

Fuentes: Página12 (Fernando Krakowiak), OETEC-ID y CLICET.

*OETEC

Mirá el club de los ex secretarios que fracasaron pero quieren volver

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.