Cayó 10% la venta de pirotecnia. No es por cambios culturales que disminuyan su uso sino el resultado del empobrecimiento general que produce el macrismo.

El 2017 comenzó con menos pirotecnia. Cayó el consumo

DESDE LA CÁMARA QUE LOS AGRUPA ASEGURARON QUE LA BAJA FUE DEL 10% EN COMPARACIÓN CON 2015 – Los negocios que venden fuegos artificiales aseguraron que la caída fue más marcada y alcanzó en promedio un 25%.

En el primer día del año, mientras las familias y amigos brindaban, el cielo pareció iluminarse mucho menos que como es costumbre cada 31 de diciembre. Y no se trata de una observación, sino de una realidad. Desde el sector de fuegos artificiales reconocieron que las ventas bajaron por lo menos un 10% para estas fiestas, aunque en los negocios que los comercializan aseguraron que el impacto se notó aún más, alcanzando en algunos casos una caída de hasta el 25%.

“El consumo se redujo un 10% en comparación con 2015. La gente se volvió más ahorrativa”, explicó al diario Ámbito Financiero Mario Rubschin, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales (CAEFA). Para Rubschin la explicación se debió principalmente a las caídas de las ventas en general y porque este año la gente buscó “cuidar más el bolsillo y reducirlos gastos”.

Desde CAEFA, explicaron que los precios de los principales artículos de fuegos artificiales se incrementaron en promedio “un 30% en comparación con 2015”, otro de los factores que parecen haber afectado en la caída del consumo. Aunque en el sector estaban expectantes a que la situación pudiera revertirse a último momento ya que “muchas de las ventas se canalizan el mismo 31 horas antes del festejo”, agregó Rubschin.

Lo cierto es que los negocios que comercializan fuegos artificiales coincidieron en que la baja fue muy marcada. Un encargado de un local del barrio de Caballito aseguró que la merma “fue del 25% en comparación con 2015” y que las campañas antipirotecnia, que se hicieron virales a través de las redes sociales, parecieron influenciar este año. “Las ventas estuvieron flojas en todo el negocio, pero pirotecnia apenas vendimos. La gente buscaba bengalas de colores o estrellitas, no tanto estruendo”, explicó el comerciante. Además sostuvo que “muchos entraban a consultar precios, pero después no regresaban a comprar”.

Shopping

La caída del uso de pirotecnia no se vio sólo en los consumidores particulares, sino en las grandes empresas que du-rante diciembre acostumbran hacer los clásico shows de fuegos artificiales. Por ejemplo, los shopping que agrupa la empresa Irsa esta vez no realizaron su clásico show de luces. Lo mismo ocurrió en el caso de las fiestas empresarias de fin de año.

“Los fuegos artificiales son muy especiales; si el año fue bueno, se festeja; si no, eso no ocurre porque tiene que ver con el ánimo de la gente y la situación del país”, concluyó Mario Rubschin, quien sostuvo que esperan que en 2017, con una mejora en la economía del país, “los números se reviertan y vuelvan a aumentar las venta de este tipo de artículos que tienen que ver con la alegría y los festejos”, concluyó.

Fuente e imagen: www.ambito.com. Link.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.