El periodista Javier Llorens advierte la altísima probabilidad de que maten a “Allan” Bogado, testigo clave del vínculo de Stiuso con la muerte de Nisman. Su eliminación permitiría un doble objetivo: por un lado quitar un escollo para Stiuso, por otro imputárselo al kirchnerismo, tal hizo con Nisman el propio Stiuso y el capo mafia Magnetto.

La justicia resucitó la denuncia de Nisman y su principal imputado y testigo Allan Bogado corre peligro de muerte

Por Javier Llorens 

Tras una enorme presión mediática, argumentos traídos de los pelos, y la participación estelar de los fiscales Pollicita y Moldes, y los camaristas Borinsky y Hornos, al que se los vincula con la SIDE de “Jaime” Stiuso, la justicia federal reabrió la estruendosa denuncia penal que el fiscal Nisman realizó en enero de 2015, cuatro días antes de su muerte, contra la ex Presidenta Fernández y otros, por el Memorandum de Entendimiento con Irán, que había sido mandada al archivo.

Dictaminó que la denuncia era “verosímil, plausible y coherente”, dejando de lado la presunción de legitimidad que gozan los actos de Gobierno. Resultando así verosímil para Pollicita, Moldes, Borinsky, y Hornos, que el Poder Ejecutivo argentino haya apelado a una lumpen diplomacia, a través de dirigentes piqueteros cuya habilidad son los cortes de calle y la violencia, como Luis D’Elia y Fernando Esteche. Atribuyéndole incluso a este último la redacción del Memorandum de Entendimiento con Irán.

Para así poder llegar a un acuerdo con un país que se jacta de tener 2.500 años de diplomacia, desde Ciro el Grande. Utilizando además para ello un súper agente especial, Ramón Allan Bogado, al que el director General de Operaciones de la SI SIDE había denunciado de ser un impostor buscavidas. Desde los tiempos de Ramón Valle Inclán o la armada Brancaleone de Vittorio Gassman, no debe haberse visto algo parecido, lo cual habla por sí solo del esperpento en que vive actualmente Argentina.

Sin querer queriendo se reabrió así un thriller, que además de dotar de un supuesto móvil para el supuesto asesinato del ex fiscal por parte del kirchnerismo, ha transformado al supuesto súper agente dependiente de la Presidencia, y supuesto impostor Ramón “Allan” Bogado, en un blanco móvil, del que podría escribirse la crónica de una muerte anunciada.

Con motivo de haber declarado públicamente que él no estaba al servicio de la Presidencia, como denunciaba Nisman, sino de “Jaime” Stiuso como agente inorgánico de la SIDE. Y que este por intermedio de él, habría mandado al muere al ex fiscal Nisman, intoxicándolo a través de las escuchas telefónicas. Para lanzarlo a hacer una falsa denuncia contra la ex Presidenta de la Nación, y provocar su posterior suicidio, al haberse enterado Nisman que el mismo Stiuso había denunciado a Bogado de no ser un agente, sino un impostor.

Ahora la oportuna muerte del supuesto súper agente Allan Bogado, no solo borraría la gruesa pista que conduce a Stiuso como impulsor de la falsa denuncia del ex fiscal Nisman y responsable de su suicidio. Sino que además repotenciaría el extraordinario escándalo público que causó ese deceso, al hacer recaer sospechas que el kirchnerismo sería responsable de esta nueva muerte.

En momentos en que se inicia un nuevo y decisivo año electoral para el actual Gobierno, en relación a sus aspiraciones de continuidad por largo tiempo. Igual al que se inauguró en enero del 2015 con la muerte del ex fiscal Nisman, que conmovió al electorado, y cabalgando sobre su cadáver, lo llevó a Cambiemos al triunfo electoral.

Leer NOTA COMPLETA

La justicia resucitó la denuncia de Nisman y su principal imputado y testigo Allán Bogado corre peligro de muerte

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.