Ante el desastre del régimen macrista recrudecen los ataques a Cristina. Según el sitio Indie Politik vuelve un ataque bizarro que incluye a Menem, Lanata y un “viejo freak de las redes y services” que sostiene que Cristina no es abogada. Ver nota.

Este último caso, el de Christian Sanz, presenta dos cuestiones para comentar.

Una es el modelo del medio para el que escribe, Mendoza Post. Propiedad del empresario de la construcción, Fernando Porreta, replica el caso de Terranova con Mdzol, el de usar el medio para extorsionar (o hacer favores) a los políticos que luego cobran con concesiones. Un esquema demasiado evidente sobre el que la sociedad argentina merece discutir con mayor profundidad.

Sanz, desde ese y otros medios, ataca sistemáticamente a Cristina simulando una mordacidad que sólo es cáscara vacía y mentira tras mentira pero que acumula en la construcción de odio con que juega el macrismo.

Es el caso de la nota publicada este lunes 22. Ver nota.

Sanz pretende utilizar la información sobre el padrón de egresados de la Universidad para concluir que Cristina no sería abogada. El mismo autor de la nota confiesa al final que todo lo que escribió antes es una tontería. Fijate cómo lo dice:

“Una aclaración hecha por algunos graduados de la misma casa de estudios: para aparecer hace falta anotarse, no es automático. Así y todo, es sintomático”.

Un verdadero papelón. Tenía la nota lista y no la bajó aunque le advirtieron que era mentira. Y así todo el tiempo.

Desde La Plata nos recuerdan que “en el año 2008 se radicó una denuncia penal en el fuero criminal y correccional federal (“los tribunales de Comodoro Py”) y quedó archivada y desestimada por inexistencia de delito. Allí, en esa causa, se presentó el Presidente de la UNLP, el decano de la Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales y el guardasellos de la UNLP, donde llevaron todos los originales y se certificó la calidad de graduada y la entrega del título de abogada. A partir de entonces, el legajo de CFK se encuentra en caja fuerte de la Presidencia de la UNLP. En relación a que no aparece en el ‘padrón de egresados’, no existe tal padrón. Lo que existe es el ‘padrón de graduados’, que es un padrón político. Es el padrón que dicho claustro utiliza para sus elecciones. Pero, al menos en la UNLP, la incorporación al padrón es voluntaria; vale decir que para figurar en el mismo, el graduado debe empadronarse, debe presentar una nota de puño y letra dirigida al decano pidiendo su expresa incorporación al mismo. Por lo tanto, que CFK no figure en ese padrón no es indicio de nada, más bien mencionarlo como una ‘prueba’ es para desacreditarlo por ignorante, mal informado y mala leche”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.