“El Señor de la Corte” de Natalia Aguiar revela negociados del presidente de la Corte Suprema. El problema excede el vuelto con que se quedó. Al estar “encarpetado” sus fallos son siempre a favor de Macri y el sistema que podría hacer, de esos hechos, un escándalo mediático.

Aguiar: “Lorenzetti tiene muchas empresas. Supuestamente, las tiene a través de testaferros”

Entrevista con la periodista Natalia Aguiar, autora de la investigación “El Señor de la Corte”. Vida pública y privada del presidente de la Corte Suprema.

Por (Enrique de la Calle)

APU: ¿Qué está pasando con el libro “El Señor de la Corte”, dedicado a Ricardo Lorenzetti, juez de la Corte Suprema?

Natalia Aguiar: Se trata de una investigación de tres años sobre su desempeño legal como presidente de la Corte Suprema. Se hace un análisis sobre irregularidades en una gestión que lleva diez años. Firmé un contrato con la editorial en agosto del año pasado. Trabajamos muy duro sobre todo en la rigurosidad de la información que contiene el libro. Después de un viaje a Rafaela empezó un fuerte hostigamiento por parte de operadores cercanos a Lorenzetti. Uno de esos operadores fue Miguel Licht, secretario letrado de la Corte Suprema, que me dijo que tuviera cuidado, que no tenía sentido enfrentarme al poder ni a Lorenzetti, que era un hombre muy poderoso. Además quería saber qué tipo de información había en el libro.

APU: ¿Lo entrevistó a Lorenzetti para su investigación?

NA: Hablé con él muchas veces. Estaba acreditada en la Corte. El libro termina con una entrevista a Lorenzetti.

APU: ¿Cómo siguió ese hostigamiento que describe?

NA: Me llamaban todo el tiempo, a toda hora. De hecho me preguntaron cuánto me había pagado la editorial, como queriéndome ofrecer una suma superior para que no siguiera adelante con el libro. En un momento corté con ese diálogo, porque me parecía amenazante y nada productivo. Este señor siempre hablaba en nombre de la Corte y Lorenzetti. Cuando corté ese diálogo con él aparecieron otros operadores ligados a las relaciones de Lorenzetti en Rafaela. Después aparecieron amenazas. Pasaron cosas complicadas. Tuve que hacer denuncias penales.

APU: ¿Cuál es la editorial que publicó el libro?

NA: Ediciones B.

APU: ¿El libro se terminó publicando?

NA: Se publicó en 23 de febrero, se llevó a varias librerías. El 24 se sacó intempestivamente por un supuesto error de impresión, primero en la solapa y después en el encolado. El 27 de febrero me llamaron de la editorial para decirme que el libro ya estaba bien y que se iba a distribuir. Lo que pasa es que no es un caso aislado, porque ya hubo situaciones anteriores. Al periodista Carlos Del Frade le secuestraron un libro sobre Lorenzetti en 2010.

APU: ¿Qué cuenta el libro que pueda preocupar a Lorenzetti o a gente de su entorno?

NA: Cuenta irregularidades en el uso de fondos de públicos del poder judicial. También, en la realización de obras, de contratación de un software, en el sistema de control del escrutinio de las próximas elecciones. Se hizo un contrato millonario. Eso en lo público. En lo privado se cuentan supuestas negociaciones incompatibles con la función pública, la vinculación de él a través de socios y testaferros con empresas privadas.

APU: ¿Ese contrato del que habla para “controlar el escrutinio” con qué empresa se firmó?

NA: Con la universidad tecnológica de Córdoba. Es un contrato millonario que deja mucho que desear. Son 67 millones de pesos. Lo firmó el Consejo de la Magstratura con la Universidad pero los operadores que trabajan en el contrato están ligados a Lorenzetti. Además, todo el sistema informático es auditado por Ricardo Lorenzetti. Es sospechoso. Lo denuncia Juan Cubría, hijo de la jueza Servini de Cubría. Después investigamos algunas negociaciones incompatibles con su función pública.

APU: ¿Como cuáles?

NA: Tiene varias empresas: de salud, inmobiliarias, hoteles. En Rafaela y en otros lugares del país. Son empresas que supuestamente tiene a través de testaferros. Tiene vinculaciones con muchas empresas. Está armando con un socio un sistema de venta de medicamentos a nivel nacional e internacional.

APU: Una de las pocas personas públicas que se hizo eco de lo que usted describe fue Lilita Carrió. En general ha primado el silencio entre los políticos y sus colegas. ¿A qué atribuye esa situación?

NA: No fue la única. Me llamaron Federico Pinedo y Diana Conti, entre otros. Hubo mucha solidaridad de juristas, de abogados, de colegas. También FOPEA intervino en el caso y se reunió con Lorenzetti.

APU: ¿Sabe qué dijo Lorenzetti al respecto?

NA: No, fue ayer esa reunión. No se comunicaron conmigo todavía.

Fuente: enorsai.com.ar – Agencia Paco Urondo (APU). Link. Imagen: enorsai.com.ar

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.