Heridos, gas pimienta y caos absoluto en Casa de Gobierno por una protesta de policías retirados*

Irrumpieron en el cuarto piso para reclamar haberes adeudados. Exigieron hablar con Pérez. Infantería lanzó gases. Más de 20 heridos.

Una jornada violenta se desencadenó esta mañana en Casa de Gobierno cuando el mandatario provincial, Francisco Pérez, se aprestaba a encabezar un acto en el cuarto piso. Unos 50 ex policías y penitenciarios retirados lograron sortear la custodia del edificio, llegaron hasta las puertas de la Gobernación y exigieron hablar con ‘Paco’ para reclamarle salarios adeudados desde hace cuatro años. La situación se tensó, personal de Infantería lanzó gas pimienta y todo se descontroló. Hubo corridas, heridos y destrozos de muebles y vidrios.

La carpa azul del gremio que nuclea a los ex uniformados se instaló temprano al costado de la Casa de Gobierno. La Asociación Mutual del Personal Policial (Amuppol) exige al Ejecutivo que “deje de dar vueltas” y pague “de una vez” todo lo que les debe a casi 3 mil familias en conceptos de aguinaldos, aumentos y retroactivos, entre otros ítems, que les corresponden por ley.

Pero antes del mediodía, más manifestantes -cerca de 500- se concentraron en el lugar, y un grupo de ellos decidió llegar hasta el despacho del Gobernador para pedirle respuestas concretas. Dicen que esta decisión la tomaron porque “están cansados de que el Ejecutivo haga promesas que luego no cumple” cada vez que las partes se reúnen para negociar.

“Estamos reclamando lo que nos han robado a todos los retirados policiales a lo largo de los últimos años. Se trata de cerca de 1.200 millones de pesos. De 2013 en adelante no hemos recibido ningún aumento ni actualización ni retroactivos. Es un infierno. No nos pagan porque no se les canta”, explicó Omar Alcalde, presidente de la Asociación Mutual del Personal Policial.

En el Ejecutivo reconocieron que hay un retroactivo liquidado y pendiente de pago por $ 530 millones, que comprende de mayo del 2014 a mayo del 2015. A esto se le suma el incremento de este año, pendiente de ratificación legislativa. Con esto, desligaron responsabilidades y le pasaron la pelota a la Nación, por ser “un tema previsional y no una deuda de la Provincia”, y a la Legislatura, por no haber oficializado el aumento.

Descontrol 

A los empujones, los manifestantes ingresaron en el edificio gubernamental y llegaron hasta el hall central de la Gobernación. Cuando Alcalde entró para supuestamente reunirse en una oficina de Hacienda, Infantería, equipada con escudos, comenzó a largar gas pimienta para dispersarlos y evitar que avanzaran hacia donde se encontraba Pérez.

Ahí se desencadenaron enfrentamientos y corridas. Algunos comenzaron a romper vidrios de las ventanas del lugar para poder respirar, hubo heridos leves y varios de los presentes (entre los que se encontraban periodistas y fotógrafos) resultaron afectados por los gases que prácticamente impidieron respirar. Este escenario obligó, incluso, a desalojar parte de la Casa de Gobierno.

El jefe de la Policía, Juan Carlos Caleri, detalló el operativo de desalojo: “Fue necesario usar la fuerza pública para contenerlos, mediante el uso de diferentes gases lacrimógenos. Con eso logramos desalojarlos”.

“Hay roturas de vidrios, de ventanas y ahora han instalado una carpa azul. Yo creo que con esta actitud violenta no se pueden conseguir cosas”, detalló Caleri.

“Estábamos todos ordenados para que nos atendieran. Todo se desmadró porque mandaron a reprimir. Nuestra protesta ha sido siempre pacífica. Entiendo que el grupo combate haya hecho esto porque los obligaron, pero nosotros también estamos luchando por ellos”, dijo un ex uniformado que protestó en el lugar. “Siempre hemos sido fieles al Gobierno, no nos merecemos este trato. Estamos pidiendo por deudas salariales que nos corresponden, ni más ni menos”, agregó.

Pero algunos testigos directos aseguran que la protesta no se hizo en paz. Los ex policías entraron de manera violenta, patearon puertas, arrancaron una cámara de seguridad ubicada en el piso y hasta destrozaron obras que son patrimonio de la provincia.

Pocos minutos después de dispersada la multitud, el reclamo de los policías y penitenciarios retirados siguió afuera, en la zona sur del edificio que da a Peltier, y luego en la propia explanada de Casa de Gobierno. Alcalde señaló que seguirán adelante con su pedido a través de distintas medidas de fuerza.

En tanto, el gobernador Pérez habló con un solo medio, mientras varios periodistas lo esperaban en el revuelto cuarto piso.

“Han venido a romper, ¿eso qué tiene que ver con la protesta de items? Es una cosa que carece de todo tipo de racionalidad”, dijo Pérez.

Además, repudió la destrucción de una pintura de Fernando Fader. “Subieron por la planta baja y en cada uno de los pisos en los cuales nosotros hemos decidido homenajear a un artista de la provincia de Mendoza fueron rompiendo sistemáticamente cada una de sus obras”, dijo el Gobernador, quien indicó que pidió la intervención de un ayudante fiscal.

Ahora, se abrirá una investigación en la fiscalía de Delitos Complejos por lo ocurrido. Por lo pronto, el Gobierno evalúa algún tipo de sanción, que podría ser descuentos en los haberes, ya que los retirados no pierden su condición de policías y lo de ayer constituye un acto grave.

*Diario Los Andes

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.