Macartismo estatal y paraestatal del grupo cuyos propietarios someten políticos y jueces. Ellos, cómplices de la dictadura, repiten sus métodos.

El grupo Clarín no sólo usó a los condenados por el triple crimen para ayudar a Macri a ganar las elecciones sino que ahora utiliza su fuga para profundizar la persecución política al kirchnerismo.

Magnetto y su persecución política

Nicolás Winazky y el repatriado a estos fines, Jorge Lanata, son las primeras espadas de Magnetto en la tarea. Curiosamente quienes negociaron con los fugados.

¿Una casualidad?

Martín Lanatta fue detenido en el campo de una amiga del periodista Nicolás Wiñazky. El coequiper de Jorge Lanata tiene un rol central en la conversión de los autores del triple crimen a actores políticos. Tuvo permanente participación en todas las producciones y actualmente es el más destacado impulsor de imputar a Aníbal Fernández o a la ex presidenta en este caso.

¿No será que Lanatta sabía que eventualmente habría una mano amiga en ese sitio? La lógica pide pruebas adicionales al azar cuando se trata del grupo Clarín.

Escuchá la entrevista

Mientras tanto…

Quieren perseguir a Cristina

La trama de vínculos con la “nueva” inteligencia ya se vislumbra en el artículo de Daniel Santoro en Clarín de hace dos días y en el de Joaquín Morales Solá en La Nación del domingo. Ambos muestran una detallada información proveniente de la agencia de inteligencia. Se resfriegan las manos y por ahora la están usando para persecución política interna. Estos métodos son conocidos en Argentina y se les ha llamado terrorismo de estado.

Aún en los momentos más oscuros siempre queda espacio para la sonrisa. Como si fuera justicia poética hay reportes de prensa que aseguran que el “error” de Patricia Bullrich y Macri al anunciar que estaban detenidos los tres prófugos se produjo por mirar TN. Clarín miente. Tomaron su medicina. Link

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.