La avanzada fascista del macrismo para quedarse con todos los medios masivos ha tenido un inesperado escollo.

Como todo lo que hacen, la operación oficialista para quedarse con el grupo de medios de Cristóbal López, está fuera de la ley. Infringe la normativa relativa a la intransferibilidad de la licencia y constituye una estafa a la AFIP y otros acreedores actuales del grupo Indalo.

En Clarín

Cristóbal López, asediado: ahora lo denuncian para que no avance con un fideicomiso

El empresario busca un salvavidas financiero para normalizar sus deudas. Pero un abogado vinculado a trabajadores de C5N quiere impedirlo.

Lucía Salinas

A días de anunciar la constitución de un fideicomiso, como reveló Clarín, con el que administrará parte del paquete accionario del Grupo Indalo, Cristóbal López será denunciado por el abogado que representa a un grupo de trabajadores de Telepiu SA, controladora de C5N, para impedir que se avance con dicha figura que busca ser el salvavidas financiero del empresario K.

La presentación se hará ante el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) que dirige Miguel De Godoy. Allí piden que “se abstenga de aprobar o autorizar la explotación de esta señal y de las demás licencias adjudicadas a las empresas del Grupo Indalo” y se oponen al “fideicomiso” pidiendo que el mismo “sea rechazado por esta Autoridad y en su caso, decrete la caducidad de las licencias”.

Presionado por las deudas que el Grupo Indalo fue adquiriendo en medio de inhibiciones generales de bienes y embargos judiciales, Cristóbal López y su socio Fabián De Sousa buscan avanzar esta semana con la constitución de un fideicomiso que mejore su línea crediticia en medio de una fuerte presión fiscal.

Al necesitar fondos para hacer frente a los gastos corrientes -por ejemplo para pagar sueldos a los más de 16.000 empleados de sus compañías- López y De Sousa decidieron reorganizar el Grupo Indalo con un fideicomiso. Ante la AFIP adeudan $ 8.000 millones por no tributar durante el gobierno de Cristina Kirchner el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC). La cifra ya supera los $ 10.000 millones por los punitorios e intereses aplicados.

A la conformación del fideicomiso se opone el abogado Gonzalo Espinosa Paz, representante de un grupo de trabajadores de Telepiu SA (controladora de C5N) en juicio con el zar del juego por la retención de aportes previsionales. Por esta causa, el empresario K fue procesado junto a De Sousa.

La denuncia sostiene que “la constitución de un fideicomiso que incluiría a las empresas adjudicatarias de las diferentes licencias, por esta autoridad de aplicación” implicará “una flagrante violación a la ley, en tanto se encuentra expresamente prohibido la delegación de la explotación de los servicios de comunicación audiovisual adjudicados por una licencia”.

En consecuencia, el representante de un grupo de ex trabajadores del grupo de medios de Cristóbal López, sostiene que avanzar hacia el fideicomiso incluyendo participación accionaria de los medios de comunicación “es una falta grave, que también da lugar a resolver la caducidad de las licencias otorgadas”.

Según pudo saber Clarín, el fideicomiso permitiría que el dinero que el mismo vaya generando sea destinado al pago de los acreedores; principalmente la AFIP, y no sólo por el ITC, sino también por deudas previsionales e impositivas. También hay compromisos incumplidos con diversos proveedores.

“La constitución del pretendido fideicomiso va en contra al espíritu de la Ley de Comunicación Audiovisual”, indica la denuncia ya que se plantea “la indelegabilidad de la titularidad efectiva de la explotación de la emisora por quienes accedieron a la condición de licenciatario”.

En consecuencia, si se autorizara a que un tercero “se hiciera cargo por vías indirectas se estaría faltando a la rigurosidad del procedimiento adjudicatario y a los principios que la propia ley intenta impulsar”.

Por eso, se pide con la denuncia que de concretarse la constitución del fideicomiso “la misma sea rechazada por esta Autoridad y en su caso, decrete la caducidad de las licencias”obtenidas por el Grupo Indalo.

Con el fideicomiso, el empresario K y su socio buscan, a mediano plazo, “mejorar su perfil crediticio y poder tomar financiamiento en el mercado” para futuras decisiones sobre sus empresas. Esta medida no incluye las participaciones que le quedan en el juego ni el paquete accionario del Banco Finansur, cuyo reacomodamiento para una futura venta está en manos del ex jefe del Central Martín Redrado.

La nueva estructura contaría con un comité gerencial, en el que además de Fabián De Sousa estarán dos personas más que provienen del sector financiero. Los anuncios formales, según pudo saber Clarín, se harán en los próximos días.

Fuente: Clarín. Link. Imagen: Los Andes. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.