Como siempre, no falla ni una vez, Macri miente. El plan de empleo es un engaño. No aumenta el trabajo sino que subsidia a los empresarios. Es decir, transfiere el monto de programas sociales a empresarios para disminuirles el “costo” salarial.

El día del trabajador Macri presentó junto a Momo Venegas un programa para fomentar el empleo que no crea empleo. El sistema consiste en cambiar el modo de contabilizar los planes sociales actualmente existentes, lo que ahora reciben los beneficiarios pasará a contarse como parte de lo que paga el empresario.

Ahora bien, este programa no aumenta las cantidades producidas porque las empresas siguen vendiendo lo mismo o menos. Entonces, ¿producirán más o seguirán produciendo lo mismo? Nada hace prever que produzcan más. Si producen lo mismo ¿incorporarán nuevos trabajadores? Probablemente sí, a estos, que están subsidiados y despedirán a otros, que salen “más caros”. En todo caso esto vuelve a presionar los salarios formales a la baja. Si un trabajador quiere seguir trabajando deberá “competir” con un “beneficiario” de este programa al que el empresario le paga $ 4.000 menos.

Lo cierto es que para que hayan más trabajo las empresas deben producir más. Para producir más tienen que vender más. Para vender más tiene que haber consumo y poder de compra, buenos salarios. Nada de esto está en la mirada macrista.

El gobierno elige el camino inverso. Baja costos e impuestos a empresarios con la ilusión que así producirán más. Eso no pasó, no pasa ni va a pasar. El único sector en que puede funcionar ese anhelo es el agroexportador pues todo lo que produce se vende al exterior a consumidores que sí tienen plata para comprar. El modelo agroexportador acoge, en el mejor de los casos, seis o siete millones de argentinos, el resto seríamos población excedente. 

Ya salió el decreto que amplía el programa de inserción laboral para planes sociales

El plan se tomará a cuenta del sueldo neto y será aplicable a nuevas contrataciones realizadas durante este año.

El Gobierno nacional oficializó la ampliación del Programa de Inserción Laboral, bautizado por el presidente Mauricio Macri como plan “empalme”, a través del cual los beneficiarios de planes sociales “seguirán percibiendo esos beneficios aunque consigan un empleo formal”.

La medida es, en realidad, la extensión de un programa que ya existía previamente en el Ministerio de Trabajo y que abarcaba planes de empleo que dependía de dicha cartera.

Según especifica la norma en su artículo 1, “las trabajadoras y los trabajadores afectados por problemáticas de empleo incluidos en programas nacionales implementados por el Ministerio de Trabajo o por el Ministerio de Desarrollo Social que accedan a un empleo bajo relación de dependencia en el sector privado, podrán percibir, o continuar percibiendo, una ayuda económica mensual”.

De esta forma, la medida comienza a abarcar también a los planes del Ministerio de Desarrollo, entre los que se destacan el plan de cooperativas “Argentina Trabaja” y “Ellas Hacen”. El monto del mismo irá a cubrir parte del salario neto mensual (de bolsillo) que reciba el trabajador.

En ese sentido, aclara que “los empleadores gozarán de este beneficio si se trata de una nueva relación laboral, o de la regularización de una preexistente, respecto de la nómina total de trabajadores declarada al día 31 de diciembre de 2016”.

El decreto también especifica que quienes sean incorporados al programa podrán percibir el subsidio al empleo por un lapso de 24 meses, “siempre que continúe vigente la relación laboral”.

Ver decreto

Fuente e imagen: Eldestapeweb.com. Link

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.