Buscando su lugar cada quien ajusta sus cuentas: el trotskismo denuncia pero engorda la billetera (para luchas sociales, por supuesto), los medios hegemónicos recuperan su lugar de inquisidor frente a los funcionarios (“no dan la cara”, decían), y Cornejo va preparando a los mendocinos para la “austeridad”.

Los Andes

Dietazo: el oficialismo dice que la suba “cumple la normativa” y que la donación es “demagogia”

El FPV recordó que al aumento lo homologaron todos los legisladores por unanimidad. Los “invitan” a cambiar la ley para bajar sus sueldos.

Redacción LA – Foto Marcos García

Con alumnos que no pueden ir a la escuela por falta de pago al transporte en Lavalle y la discusión por el retraso en el pago a los proveedores del Estado, los legisladores mendocinos legitimaron un aumento que lleva las dietas a 70 mil pesos por mes.

El escándalo no tardó en llegar, y la furia de la gente, expresada a través de las redes sociales, tampoco. Esta mañana el Frente Para la Victoria aseguró que no iba a hablar, un día después de que la UCR anunciara que donaría parte de las dietas -apenas unos 7 mil pesos- hasta octubre, cuando sean las elecciones generales.

Pero esta tarde, el oficialismo envió un comunicado en el que asegura que el dietazo es legal y calificó la postura de los demás partidos de “demagógica”, ya que nadie se plantea una reforma legislativa que impida estas escalas salariales y sólo hablan de donaciones.

Además, el FPV recordó que los mismos que hablan ahora de donar son los que aprobaron el autoaumento por unanimidad.

“En la Provincia de Mendoza,  se ha dado cumplimiento íntegro a la legislación Provincial vigente, en particular a la Ley 5811 que regula las remuneraciones de la administración pública provincial”, afirma el comunicado.

“En tal sentido, debemos expresar que en ese marco legal, se debatieron y se aprobaron por unanimidad y con el voto de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria los acuerdos paritarios resultantes de la negociación entre el Poder Ejecutivo y los gremios estatales, que hoy rigen los aumentos salariales”.

“Las posturas que proponen disponer parte de la dieta, no son más que actos demagógicos y de oportunismo electoral que de ninguna manera solucionan problema alguno relacionado con las finanzas del Estado”, afirma.

Es más: invita a los legisladores a dejar de hablar de donar por unos meses y sentarse a tratar una ley que les limite los sueldos.

“Tal como lo venimos proponiendo, estimamos imprescindible y urgente el tratamiento inmediato y serio de una nueva ley de sueldos, que regule para el futuro la remuneración de la administración pública, en particular de funcionarios del Poder Ejecutivo, Legisladores y Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial”.

Las donaciones

Es que, y lejos de decidir dar marcha atrás con el dietazo o de hablar de una nueva ley, los legisladores empezaron a pensar en formas de amortiguar su mala imagen ante la opinión pública, que sabe que un maestro gana diez veces menos y que 70 mil pesos por pocas sesiones al año es poco menos que excesivo.

Ayer, los legisladores de la UCR anunciaron que donarán “parte de la dieta” hasta octubre. Es decir, pasadas las elecciones volverán a los 70 mil pesos.

En Senadores el dinero “se dará a entidades de bien público de los departamentos a los que pertenecen los legisladores”, informó Jorge Palero. Aunque no se sabe cómo ni a quién.

En Diputados en tanto, “se generará un fondo común y se llevará a una entidad del Gobierno para que la canalice”, explicó el titular del bloque, Néstor Parés.

Otros legisladores incluso se atrevieron a quejarse. “Yo gano $38 mil, no cobro viáticos y viajo dos veces por día desde y a Palmira”, dijo el demócrata Rómulo Leonardi, que no coincide con la donación, en un argumento que a un trabajador común que gana 6 mil pesos puede llevarlo al infarto del disgusto.

En sintonía con Leonardi, a quien le parece poco llegar a los 40 mil pesos porque vive en Palmira, Palero aseguró que hay legisladores de departamentos lejanos a los que les costará mucho donar parte de los 70 mil pesos.

“Hay algunos, sobre todo de departamentos lejanos, a los que esto les cuesta mucho”, comentó Palero.

“A nosotros nos critican todos, pero nadie dice nada de los funcionarios de los ministerios más que nosotros”, se quejó Palero.

¿Qué queda para un docente que trabaja en departamentos lejanos, se levanta todos los días de madrugada y cobra menos de 10 mil?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.